Categories Menu

Posted by on Dic 22, 2018 in Sin categoría | 0 comments

La Disnea por ansiedad

La ansiedad tiene se manifiesta de muchas maneras en nuestro organismo, sensación de estrés irritabilidad, miedo constante sin una causa aparente. Hay unos síntomas somáticos relacionados a la ansiedad. Esto ocurre porque nuestro cerebro cuando sentimos temor segrega sustancias que hacen que nuestro cuerpo trabaje de una manera particular. Lee  https://www.ansiedadsintomas.org/dolor-toracico-por-ansiedad/

    En este caso cuando percibimos disnea por ansiedad encontramos diversos síntomas que lo acompañan tales como: sensación de ahogo, aumento de la frecuencia respiratoria, palpitaciones hasta llegar a percibir un dolor intenso en el centro del pecho. Un trastorno de la respiración denominado respiración suspirosa es la definición otorgada a esta respuesta psicológica sin motivo de esfuerzo físico o enfermedad aparente. Viene determinada por la alerta que genera en nuestro cuerpo la sensación de angustia constante. El paciente refleja una respiración rápida compensada en momentos por un suspiro.

    Debes acudir al médico cuando sientas que estos síntomas se hacen recurrentes, existen muchos otros factores que pueden ocasionar la disnea como enfermedades respiratorias, obesidad entre otros.

Recomendaciones 

-Utiliza un palo de escoba colócalo por encima de la cabeza, sube y baja diez veces como si realizaras sentadillas manteniendo esta posición  inhalando y exhalando.

-Acostado en el suelo coloca las manos sobre las costillas y siente como se abren y se cierran mientras realizas diez respiraciones profundas.

-Siéntate en una silla sin posa brazos e inclínate hacia los costados en diez oportunidades acompañándola de respiraciones profundas.

    Estos ejercicios permiten hacer consiente el proceso de respiración y  mejorar tu capacidad física. La postura encorvada y cabizbaja son comunes en las personas que experimentan ansiedad. Esto ocasiona que no puedas hacer que el aire se mantenga en tu caja torácica y tendrás una respiración artificial. Desde hoy camina con los hombros hacia atrás, el mentón hacia arriba en una posición natural contrae ligeramente el abdomen en ocasiones. Haz consiente tu respiración y recuerda que tú tienes el control. 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *